viernes, 20 de mayo de 2016

A veces ciframos la santidad
en hacer cosas raras que llamen la atención,
y precisamente en esto es donde no está la santidad.
Es en el quehacer diario,
en la fidelidad al cumplimiento del deber,
en la observancia, donde radica la perfección.

Santa María de la Purisima