viernes, 1 de abril de 2016

Ciertamente es muy inútil confesarse de un pecado,
por leve que sea, sin propósito de la enmienda.

San Francisco de Sales