sábado, 30 de abril de 2016

La santidad está en unir nuestra voluntad
a la del Señor en todo momento,
y esto requiere mucha humildad,
un gran convencimiento de que el Señor
puede hacer de nosotras lo que quiera,
y a nosotras nos corresponde aceptarlo agradecidas

Santa María de la Purisima