sábado, 26 de marzo de 2016

Para alcanzar la perfección
es necesario sufrir nuestra imperfección.

San Francisco de Sales