jueves, 17 de marzo de 2016

Las tribulaciones son muy saludables.
En medio de ellas recurrimos al celestial Consolador;
y mientras en la prosperidad nos olvidamos de él,
en la adversidad buscamos en él todo nuestro con suelo.

San Francisco de Sales