miércoles, 9 de marzo de 2016

Cuanto más sufrimos, más somos tentados,
más tenemos que pedir;
la oración es nuestro único socorro,
nuestra única fuerza,
nuestro único consuelo.

Beato Carlos de Foucauld