sábado, 19 de marzo de 2016

¿Cuándo llegaremos a sufrir por caridad
los defectos de nuestro prójimo?
Ésta es la principal y más excelente lección
que nos han dado los santos:
dichoso quien la haya aprendido bien.

San Francisco de Sales