lunes, 28 de marzo de 2016

Con las almas flacas no os quejéis nunca de las injurias
ni de las penas que sufrís, porque sucede a menudo que,
sin alcanzar ningún consuelo, le acarráis daño.

San Francisco de Sales