miércoles, 23 de marzo de 2016

Para avanzar en la perfección cristiana
sirve mucho menos la ciencia que la práctica:
una simple campesina puede amar a Dios
tanto como el hombre más sabio del mundo

San Francisco de Sales