martes, 15 de marzo de 2016

Para llegar a la perfección se necesita pensar poco,
hablar poco, pero amar y sufrir mucho por Dios

San Francisco de Sales