miércoles, 2 de marzo de 2016

Alegría y bendición perpetuas,
porque todo lo que sucede es para nuestro bien;
Dios nos ama y todos los acontecimientos externos,
así como las pruebas internas,
no son más que los medios de que Dios se sirve
para llevarnos a la santificación.

 Beato Carlos de Foucauld