miércoles, 24 de febrero de 2016

Los primeros cristianos
derramaron su sangre para difundir la fe;
como ellos, nosotros sólo la extendemos
al precio de grandes sacrificios.

Beato Carlos de Foucauld