jueves, 31 de diciembre de 2015

"El auténtico conocimiento de Dios, Dios de la misericordia y del amor benigno, es una constante e inagotable fuente de conversión". 

San Juan Pablo II