lunes, 14 de diciembre de 2015

Cuanto más alto queramos el edificio de la vida espiritual más hondos cimientos de humildad debemos cavar.

 (San Agustín)