sábado, 24 de octubre de 2015



Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar. 

San Juan Crisóstomo