martes, 20 de octubre de 2015


«Nada hay mejor que la oración y coloquio con Dios... a aquella oración que no se hace por rutina, sino de corazón».

San Juan Crisóstomo