viernes, 2 de octubre de 2015

La verdadera virtud  no es triste y antipática,
sino amablemente alegre.

San Josemaría Escrivá