sábado, 5 de septiembre de 2015

Contigo, Jesús, ¡qué placentero es el dolor
y qué luminosa la oscuridad!

San Josemaría Escrivá