jueves, 13 de agosto de 2015



“Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma, es que ame mi pequeñez y mi pobreza. Es la esperanza ciega que tengo en su misericordia” 

(Santa Teresa de Lisieux)