martes, 25 de agosto de 2015

El papa asistió a Misa como uno mas

El pasado sábado 21 de agosto, el Papa Francisco, nuevamente dio una grata sorpresa y un verdadero ejemplo de humildad y sencillez, ya que sin decir nada, asistió como un fiel más a una misa, que se celebraba en una de las capillas de la Basílica de San Pedro, en la memoria litúrgica de San Pío X, de quien se reconoció como devoto.
Foto de Hermano Rolando Cabrera.Lo podemos ver en la foto sentado en primera fila, participando de la santa misa. Un gran ejemplo, una gran lección, que nos debe de hacer reflexionar sobre el verdadero sentido de las cosas, ya que a veces pensamos y creemos que entre más sobresalimos mejor las cosas, el Vicario de Cristo, el Sucesor de San Pedro, el Pastor Universal de la Iglesia, podía haber estado en el altar presidiendo la misa, y sin embargo como un fiel más participa con amor en el santo sacrificio en el día de uno de sus predecesores.



Los fieles que el día de san Pío X estuvieron en la misa en su honor, en el altar que tiene dedicado en la basílica de San Pedro, se llevaron una sorpresa especial. Entre los bancos estaba el papa Francisco, que desde las primeras horas de la mañana estaba ante el altar rezando de manera privada. Cuando inició la función, el Santo Padre se quedó allí para participar, recibiendo el abrazo de la paz y la comunión de manos del celebrante, Mons. Lucio Bonora, funcionario de la Secretaría de Estado.


los numerosos fieles que acudieron a la capilla, el celebrante pidió que confíen a san Pío X todas las necesidades de las propias familias y de la Iglesia, no olvidándose de rezar por el papa Francisco.
Una vez concluida la santa misa, el Pontífice le comentó al celebrante que había rezado de manera especial por los catequistas de Argentina, visto que en su país san Pío X es conocido como 'el Papa del catecismo', y patrono de todos los catequistas.

El entonces arzobispo de Buenos Aires, solía encontrar en esta fecha a los catequistas de su diócesis.

Al concluir la misa, Mons. Bonnora ha agradecido de corazón el gesto dell Papa, quien le dijo: “He venido para hacer una oración personal, porque ya había celebrado misa temprano, pero después vi que venias al altar a celebrar y me quedé... Te había dicho que soy devoto de san Pío X".