jueves, 23 de julio de 2015

Una vida virtuosa consiste en la mortificación
de los vicios y de los pecados,
de los malos pensamientos, de los afectos culpables
y en un continuo ejercicio
para adquirir las virtudes.

San Felipe Neri