viernes, 31 de julio de 2015

"No eres más santo porque te alaben, ni más vil porque te desprecien".

 Beato Tomás de Kempis