martes, 16 de junio de 2015

No te inquietes penosamente
sobre el modo de hablar de Dios;
él no quiere nuestras palabras
ni nuestros pensamientos
con tal que sea suyo nuestro corazón.

San Claudio de la Colomberíere