domingo, 7 de junio de 2015

La confianza inspirada por la inocencia
y pureza de vida
no da a Dios, me parece, mucha gloría;
pues, ¿qué es para la misericordia de nuestro Dios 
salvar un alma santa que nunca le ha ofendido?

San Claudio de la Colomberíere