lunes, 4 de mayo de 2015

Las cárceles, las continuas enfermedades,
la misma muerte, todo me pareces dulce
en comparación con la continua guerra
que hay que sostener con uno mismo,
de la vigilancia contra los asaltos del mundo
y del amor propio, de esta vida muerta
en medio del mundo.

San Claudio de la Colombiére