jueves, 7 de mayo de 2015


"Cuando sientas que ya no sirves para nada, todavía puedes ser santo".

 San Agustín