viernes, 29 de mayo de 2015



"La fuente de la alegría cristiana es la certeza de ser amados por Dios, amados personalmente por nuestro Creador"

Benedicto XVI