jueves, 30 de abril de 2015

Échate en los brazos de Dios como un pobre niño
que habría perecido mil veces
si nuestro Señor no le sostuviera.

San Claudio de la Colombiére