martes, 31 de marzo de 2015


«San José es la prueba de que para ser buenos y auténticos seguidores de Cristo no se necesitan ‘grandes cosas’, sino las virtudes comunes, humanas, sencillas, pero verdaderas y auténticas».

 (Pablo VI)