sábado, 28 de marzo de 2015

La doctrina sin la ayuda de la gracia, aunque se derrame en los oídos, nunca bajará al corazón. Fuera hará estrépito, mas dentro nada aprovechará.

San Isidoro de Sevilla