martes, 3 de febrero de 2015

EL PODER DE AYUDAR

“Tengo 25 años y he conseguido finalizar mis estudios de Obstetricia y Puericultura. Mi infancia y adolescencia las pasé en el centro de acogida Laura Vicuña y Miguel Magone porque mis padres no podían hacerse cargo de mí. Allí, me ayudaron y motivaron para seguir estudiando. Hoy doy las gracias por haberlo conseguido, poder ayudar a los demás y devolver un poco del bien que yo recibí”. 

EL PODER DE AYUDAR Éste es el testimonio de una joven peruana, María Natharet, que nos llegaba hace unos días y que nos anima a seguir trabajando por los jóvenes, niños y niñas más desfavorecidos. Una nueva vida que María Natharet no hubiera conseguido sin la colaboración de miles de personas que creen en el trabajo de los misioneros salesianos. Miles de personas que juntas tienen el poder de cambiar la vida de millones de personas. Porque en cada uno de nosotros hay un gran poder, el poder de ayudar. El año pasado os acercamos diversas realidades a las que se enfrentan los misioneros salesianos cada día en los 133 paí- ses donde están presentes: niños y niñas que son traficados, la guerra en la República Centroafricana, la vida en los campos de refugiados, las acusaciones de brujería en Togo, la vulnerabilidad de los inmigrantes que tratan de llegar a Estados Unidos, el horror que viven en Liberia, Guinea y Sierra Leona a causa de la epidemia de ébola… Situaciones que necesitan de toda nuestra solidaridad. Por ello, no podemos bajar la guardia.

http://www.misionessalesianas.org/quiero-colaborar/