jueves, 19 de febrero de 2015



El buen lector [de la Sagrada Escritura] no se preocupa tanto de conocer lo que lee, cuanto de ponerlo en obra.

San Isidoro de Sevilla