domingo, 1 de febrero de 2015


Como la Virgen María, acojamos y custodiemos en nuestro corazón la Palabra de Jesús, para confesarlo como Señor de nuestra vida.

Benedicto XVI