sábado, 31 de enero de 2015



«¡Qué día tan feliz debió ser para todos los santos aquél en que María entró en el cielo!».

San Estanislao de Kostka