domingo, 25 de enero de 2015


"Es necesario acordarse de Dios con más frecuencia de lo que respiramos". 

(San Gregorio Nacianceno)