lunes, 19 de enero de 2015


"Considera, hombre, lo que Dios se hizo por ti; reconoce la doctrina de tan grande humildad aun en un niño que no habla". 

(San Agustín)