miércoles, 3 de diciembre de 2014

Mediante el rosario,
el creyente obtiene abundantes gracias
como recibiéndolas de las mismas manos
de la Madre del Redentor.

San Juan Pablo II