viernes, 12 de diciembre de 2014



La misericordia de Dios puede hacer florecer hasta la tierra más árida. 


El papa Francisco