domingo, 16 de noviembre de 2014



"Una lágrima se evapora, una flor se marchita, sólo la oración llega al trono de Dios". 

San Agustín