jueves, 6 de noviembre de 2014


No hay riqueza más peligrosa que una pobreza presuntuosa. 

San Agustín