lunes, 10 de noviembre de 2014


“Misericordia, Dios mío por tu bondad; por tu inmensa compasión borra toda mi culpa, lava del todo mi delito, limpia mi pecado”. 

Salmo 50