sábado, 8 de noviembre de 2014

En realidad, todas las cosas, todos los acontecimientos, para quien sabe leerlos con profundidad, encierran un mensaje que, en definitiva, remite a Dios. 

San Juan Pablo II