jueves, 27 de noviembre de 2014

El rosario, en la sobriedad de sus partes,
concentra en sí la profundidad
de todo mensaje evangélico,
del cual es un compendio.

San Juan Pablo II