domingo, 5 de octubre de 2014


«Los ángeles solo nos tienen envidia por una cosa: ellos no pueden sufrir por Dios. Solo el sufrimiento nos permite decir con toda seguridad: Dios mío, mirad cómo os amo» 


San Pío de Pietrelcina