sábado, 27 de septiembre de 2014


Yo alabo al Eterno Padre, no porque las hizo bellas, sino porque a todas ellas, les dio corazón de madre. 

José Hernández