viernes, 5 de septiembre de 2014

Sin duda, ser bueno entre los buenos
consigue la salvación,
pero ser bueno entre los malos merece alabanza.