lunes, 8 de septiembre de 2014

Fácilmente se apega el corazón humano
   a las cosas que frecuenta.

San Benardo