lunes, 15 de septiembre de 2014

El ánimo distraído y relajado
no siente el deterioro del interior.

San Bernardo