lunes, 1 de septiembre de 2014

Cuando Dios nos descarga, también nos carga;
porque nos carga con su beneficio
cuando nos descarga de nuestros pecado.

San Bernardo