jueves, 4 de septiembre de 2014

Permanece a la clemencia divina
negar a los ingratos lo que piden
para que no sea mayor su ingratitud

San Benardo